El Día Nacional de la Herbolaria y la Medicina Tradicional Mexicana, fue declarado por el Congreso Mexicano, con el fin de fomentar esta actividad que viene desde nuestros ancestros y que es el modo de vida y sustento de muchas familias dentro de las comunidades indígenas. Se busca resaltar y recordar a los mexicanos nuestras invaluables raíces con el fin del crecimiento económico de estas comunidades.

Primero que nada ¿Qué es la medicina tradicional mexicana?

La medicina tradicional mexicana es el conjunto de métodos de curación de diversas enfermedades y padecimientos mediante la mezcla de plantas, la mayoría nativas de la región. Estas prácticas van desde el famoso té de manzanilla para el dolor de estómago, hasta mezclas más complejas para tratar dolores de cabeza y problemas digestivos. Cabe destacar que no es un tipo de medicina avalado en su totalidad, por lo que se recomienda que sea consultado con un médico antes de su ingesta.

Medicina tradicional mexicana

Foto de Rainforest Alliance

Nuestros antepasados curaban sus enfermedades con remedios naturales, como ya te imaginarás, al principio de los tiempos el conocimiento sobre las plantas era nulo, ellos iban experimentando con plantas, semillas y granos para curar determinadas cosas y en base a su efectividad se iban heredando de generación en generación, gracias a ellos sabemos ahora que tipo de plantas pueden ser tóxicas, cuáles se pueden infusionar para calmar un malestar y cuáles incluso se pueden ingerir.

El cacao como medicina, sabes como funciona?

Las civilizaciones antiguas que habitaban México tenían muchas cosas en común, la que más destaca es la importancia que se le daba al cacao, los Olmecas fueron los primeros en cosechar y molerlo con agua para consumirlo. Creían que era un regalo de los dioses, así que sólo podían ingerir las personas con cierta clase social, luego el cacao llegó también a manos de los aztecas y mayas y su valor aumentó al grado de que era usado como moneda y unidad de medida. Era un símbolo de abundancia, pero también comenzó a utilizarse como parte de las curaciones a las personas de alto rango. 

Las propiedades del cacao como medicina son muchas, entre las que destacan, su alto contenido en antioxidantes y antiinflamatorios, contiene más de 300 compuestos químicos diferentes, además contiene proteína, calcio, caroteno, tiamina, riboflavina, magnesio y sulfuro. El cacao proporciona al cerebro sustancias como anandamida, endorfinas, feniletilamina y serotonina, que están asociadas con el bienestar y la felicidad. De hecho, el cacao puro es considerado un superalimento, por todas las propiedades que posee. 

Medicina TRADICIONAL MEXICANA

Foto de Rainforest Alliance

Dentro de las cualidades del cacao como medicina, se encuentran que regula la presión arterial, sirve como prevención de enfermedades cardiovasculares, acelera el metabolismo, sirve para controlar la diabetes, y se ha comprobado recientemente que ayuda a mantener la memoria en la vejez. 

A pesar de la gran historia del cacao en México, hoy la producción de estos granos, que son utilizados para la elaboración del chocolate es muy baja a comparación con otros países como África. De hecho aproximadamente un 70% del cacao que consumimos es importado.⁣ Desde Mercados por un Futuro Sostenible promovemos el rescate del cacao mexicano y la producción más sostenible de este.

Se recomienda el consumo mínimo de cacao como medicina, 3 veces por semana. Sin embargo, lo más importante es que no nos referimos a que comas una barra de tu chocolate favorito diario para estar sano, si no que consumas cacao puro. En nuestro directorio sostenible, puedes encontrar marcas de cacao puro más sostenible, que además de ayudar a tu cuerpo con tu compra, apoyas a pequeños productores y productoras mexicanos a tener una mejor calidad de vida.

Medicina Tradicional Mexicana

Foto de Rainforest Alliance

Si estás pensando en sumar la herbolaria o medicina tradicional mexicana a tu día a día no olvides que las plantas con las que lo lleves a cabo deben ser lo más natural posible, también asegúrate de no consumir nada sin antes estar seguro de su efecto.